SAG entregó las claves de las principales fiscalizaciones durante la producción de vinos

Profesionales del Servicio Agrícola y Ganadero destacaron la importancia de registrar las cosechas y bodegas para cumplir la normativa actual.

Jueves, 22 Marzo, 2018

Una destacada jornada vivió el Centro de Extensión Vitivinícola del Sur al recibir en sus oficinas a una delegación integrada por profesionales del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) quienes expusieron sobre el accionar de este servicio en temáticas relacionadas con la producción vinífera.
Una de las tareas que cumple el SAG en este ámbito es el de la supervisión de empresas certificadoras de vinos así como la certificación de las bodegas y cosechas de uva entre los productores viníferos.
Marco Miranda, encargado de vigilancia agrícola y forestal del SAG en Chillán, afirmó que una de las tareas del servicio es incentivar la declaración de cosechas y la inscripción de las bodegas existentes, lo que permite mantener una información actualizada de la producción nacional con el propósito de disponer y divulgar los volúmenes producidos anualmente de vinos, mostos y chichas para una adecuada información de los agentes que operan en el sector.
“El SAG lo que busca es incentivar la declaración de cosechas y vencer el miedo que tienen los productores viníferos, lo que se refleja en que la gran mayoría de los litros cosechados no están declarados”, explicó.
Hasta ahora existen en la zona 316 empresas y bodegas que han cumplido con la inscripción ante el SAG, trámite que se puede realizar por internet, pero se estima que restan aún más de 400.
“La gente le tiene miedo a realizar el trámite por lo que buscamos acercarlos a la normativa para que puedan cumplirla”, enfatizó Miranda.
Otras de las tareas a las que se aboca el SAG es a la fiscalización de la Ley de Alcoholes y Denominación de Origen. En este punto, el inspector del servicio, Luis Sáez, expuso sobre el registro de bodega y etiquetado, destacando también que el proceso de inscripción de bebidas alcohólicas está disponible mediante la página web del SAG, para facilitar la tarea a los productores.
Lobesia botrana
Los profesionales del SAG analizaron además la realidad de las viñas locales frente a la polilla de la vid o lobesia botrana, la que se encuentra presente en buena parte del país y que en la zona se encuentra en fase de extinción.
El inspector Pablo Parra, expuso sobre la importancia de un correcto plan de manejo de bodegas, que se debe expresar a través de un plan operacional de trabajo, una ficha que deben llenar los productores para certificar el buen cuidado de las bodegas.
Dentro de Ñuble, existe un mapa de riesgo donde destacan las zonas como Quillón y Portezuelo.
Finalmente, Francisco Burgos se refirió a los alcances de la Ley de Transacciones Comerciales Agropecuarias, que regula materias relativas a las transacciones comerciales de uva vinífera cuyo destino final sea la elaboración de vinos y mostos
para vino, normativa que hace hincapié en el volumen de la uva y los laboratorios certificadores.
La exposición del equipo del SAG estuvo dirigida a los enólogos del Centro, quienes pueden también facilitar la información a los productores viníferos de los valles en que se desenvuelven, esto es, Tutuvén, Itata, Bío Bío y Malleco.
Susan Olate, gerente del Centro, destacó las ponencias e instó a los profesionales del servicio para que participen activamente en las múltiples charlas, talleres y seminarios que el Centro de Extensión Vitivinícola del Sur, realiza a lo largo del año.