Productores del Cevdelsur brillaron en Catad’Or Ancestral Wine Awards 2019

23 medallas de oro y plata sumaron nuestros productores viníferos en el prestigioso concurso de vinos campesinos que se realizó en Chillán.

Jueves, 10 Enero, 2019

Una destacada participación tuvieron nuestros productores en la segunda versión del Catad’Or Ancestral Wine Awards, cuya premiación se realizó el lunes 7 de enero en el Teatro Municipal de Chillán.
Entre los premiados con medalla de oro, Categoría vino Campesino, destacaron Viña Entre Valle de Ránquil (con dos productos: Entre Valle Brut Cinsault y Entre Valle Brut Moscatel de Alejandría 2014), Viña Santa Ximena de Florida (Borde Sur Cinsault 2018), Viña El Quillay de Portezuelo (Cinsault 2018), Viña San Roke de San Rosendo (Tricauco Malbec-Pais 2017), Viña Sol de Los Mayos de Florida (Roble Viejo Pais 2018), Viña Altos del Valle de Portezuelo (Late Harvest Moscatel de Alejandría 2014) y Viña Santa Carla de Portezuelo (Emilio Cinsault 2018).
En Categoría Pequeñas producciones, obtuvo medalla de oro Viña Lomas de Llahuén de Portezuelo (Cinsaul del Cerro 2017).
En tanto obtuvieron medalla de plata, categoría Vino Campesino, la Viña Santa Carla de Portezuelo (Moscatel de Alejandría 2018 y Cabernet Sauvignot 2018), Viña Carrasco Cifuentes de Ránquil (Don Goyo Brut), Nobles Viñedos de Quillón (Alin Brut Moscatel de Alejandría 2017 y Dulce Misterio Cosecha Tardía Moscatel de Alejandría), Centinelas del Itata de Ránquil (Brutall Moscatel de Alejandría 2017), Viña Santa Ximena de Florida (Borde Sur Rosé Cinsault 2018) y Viña Castellón de Ránquil (Paso el León Chasselas 2018).
En categorìa Pequeñas Producciones, se llevaron la plata Viña De Neira de Ránquil (Bandido Neira Moscatel de Alejandría 2016 y Bandido Neira Cinsault 2016), Viña Jardua de Chillán (Reinicio País 2017 y Reinicio Cinsault 2017), Viña Lomas de Llahuén de Portezuelo (Remolienda Carignan 2016) y Bodega Kütralkura de Malleco (Kütralkura Chardonnay 2018).
Para los productores, el reconocimiento del connotado concurso es un premio al esfuerzo y sacrificio de años en especial ante el compromiso personal y familiar de mejorar la calidad de los vinos que producen.
“Feliz por el reconocimiento, un premio al esfuerzo y trabajo de los campesinos, habíamos obtenido medalla también en los últimos concursos regionales y ahora con esta medalla confirmamos la buena calidad de nuestro producto”, explicó Deysi Villagrán, de Viña Altos del Valle de Portezuelo, quien además destacó el concurso ancestral como una instancia para ser evaluados en todos los productos, “lo que nos permite conocer nuestras fortalezas y debilidades y seguir mejorando”.
Para José Luis Rozas, de Viña San Roke, el premio “es un orgullo, en especial para nosotros que venimos de un valle menor en cuanto a potencial vitivinícola como el valle de Bío Bío y una comuna pequeña como San Rosendo, que en parte nos sentimos embajador de ella”, afirmó.
Para Felipe Neira, de Viña De Neira, “ha quedado demostrado que nuestros vinos pueden competir en grandes concursos con cepas tradicionales, la gente está apuntando a vinos más frescos y aromáticos y ahí es fundamental el apoyo del Centro de Extensión Vitivinícola del Sur que da un gran apoyo en asesoría tanto en el cultivo de las vides, como en el tema enológico, uno de los déficit que teníamos era que había una gran materia prima como la calidad de las uvas, pero en el proceso de vinificación habían problemas, en nuestro caso el enólogo Edgardo Candia ha estado siempre presente y preocupado de nosotros”.
En opinión de Deysi Villagrán, “el apoyo del centro ha sido genial, hemos trabajado con el enólogo Mauricio González quien nos ha ayudado con enología, además hemos recibido charlas y capacitaciones, así que los estamos aprovechando al máximo”
Rozas apuntó que “el Centro ha sido un apoyo de tremenda importancia, ha sido muy provechoso y es un respaldo constante que nos ha permitido avanzar con mayor seguridad”. 

Estamos en Instagram

Síguenos en Twitter