Estrechar la brecha tecnológica: uno de los desafíos para el CEV del Sur

El centro vinculará las áreas de formación e investigación, con las empresas, para que el conocimiento llegue a los productores.

Jueves, 19 Octubre, 2017

Entre las variadas tareas que se trazó el Centro de Extensionismo Vitivinícola del Sur (CEV del Sur), se cuenta terminar con las brechas en diferentes ámbitos, sobre todo tecnológico, que mantienen los pequeños productores viníferos de la zona sur de Chile.

En su diagnóstico, el centro detectó en la zona de influencia, un bajo desarrollo del potencial productivo de las variedades de uva, baja calidad de uva para proceso de vinificación, baja calidad fisicoquímica y organoléptica de vinos, deficiente e insuficiente tecnología e infraestructura para procesamiento de vinos, baja gestión productiva y administrativa, deficientes canales de comercialización, bajo acceso a información técnica y de mercado y un déficit de capital humano capacitado.

Ignacio Serra, académico de la UdeC y miembro del directorio del centro, expresó que “como institución hemos estado trabajando hace tiempo en la zona, y junto al INIA, y sabíamos que había desafíos y brechas que había que atacar, y aquí se dio la posibilidad de unir fuerzas, cada uno aportando las fortalezas que tenemos”. Y si bien reconoció que las brechas de los productores del Valle son diversas, e incluyen temas como la gestión y la comercialización, subrayó que “el ámbito de acción del centro es vitícola-enológico, en cómo logras un vino de calidad, cómo lo mantienes, y eso desde un punto de vista tecnológico, así como también cosas básicas como la higiene, cómo saber conservar muy bien un vino; y en el viñedo también hay cosas de manejo que falta afinar”.

Susan Olate, gerente del CEV del Sur, explicó que el comenzó con diagnósticos a 75 productores el primer año y la meta es llegar hasta 200 en el tercero, de las cuales el 70% serán de Itata.

Añadió que UC Davis Chile aportará con metodologías de extensión. “Hay una vinculación no solo desde la administración del centro, sino que también del modelo, el que funciona en Estados Unidos hace más de cien años y ha sido muy exitoso, y si acaso necesitamos un especialistas desde Estados Unidos, lo podemos traer”, comentó Olate. Agregó que “lo interesante de este proyecto, es que en este momento no existe una unión entre las empresas y las áreas de formación e investigación, y este proyecto lo que hace es vincular esas áreas de la Universidad de Concepción y del INIA con las empresas, y este centro va a ser el vínculo, de manera que la investigación pueda llegar a los productores de todos los niveles, y a su vez, que las necesidades de investigación y formación de los productores lleguen a los investigadores”.