Mantención invernal de viñedos es clave para la calidad de la uva

Expertos del Centro de Extensión Vitivinícola del Sur recomiendan plan de fertilización, estabilización de los vinos y el control preventivo de la maleza.

Lunes, 24 Junio, 2019

La pregunta queda en el aire para muchos viñateros tras la vendimia. ¿Qué hacer con los viñedos durante los meses invernales?
El tema no es menor. Después de la cosecha, algunos productores esperan recién a inicios de septiembre, con los primeros brotes de la planta, para aplicar los fertilizantes necesarios y herbicidas para preparar el suelo. Sin embargo, es en período del año, entre mayo y junio, cuando se puede planificar una correcta preparación del terreno, para garantizar una buen rendimiento y calidad de las uvas en los meses cálidos.
“Lo primero en este tiempo es hacer un plan de fertilización, idealmente partir con un diagnóstico de suelo, mediante una metodología determinada para ello y eso da una primera foto de cómo está la realidad del suelo y sobre esa base hacer una proyección”, recomienda Gustavo Martínez, enólogo del Centro de Extensión Vitivinícola del Sur (Cevdelsur), proyecto financiado por Corfo, que encabeza la Universidad California Davis, la UdeC y el Inia, cuyos profesionales encabezan talleres por los valles viníferos del sur sobre el mantenimiento invernal de los viñedos.
La planificación de la fertilización invernal, aclara Martínez, considera manejos de fertilización con elementos químicos como el fósforo, el potasio o el boro. “Son cosas que uno puede corregir en esta fecha, después de la vendimia la viña bota la hoja y con la primera lluvia efectiva uno hace una muestra de suelo, básicamente a fines de mayo, para a mediados de junio, hacer aplicaciones al suelo para corregir deficiencias”.
“Lo ideal es que pasen un período de lluvia en el suelo para que reaccionen con el agua y después a salidas de invierno cuando la viña brota, aplicar otros complementos que básicamente son los fertilizantes nitrogenados los que son más delicados con la lluvia”, enfatiza.
Posterior al invierno, en la época de floración de la viña o de pinta de la uva, se puede complementar el manejo de fertilización con un análisis foliar, “que es un análisis de hoja que permitirá apreciar cuánto del fertilizante que se aplicó llegó a la planta, es un indicador final para determinar si el manejo fue o no efectivo”, afirma el profesional.
Existen además métodos naturales para fertilizar el suelo, con un enfoque agroecológico, que recomienda el experto, como los compost sobre base de guano, abono verde y restos vegetales.
Estabilizadores
En el caso del vino, el período de invierno también es un tiempo de trabajo y planificación, puesto que se comienzan a sacar de la guarda los de anteriores cosechas, para embotellarlos y comercializarlos.
Clave en este tiempo son los procesos de clarificación y estabilización. “Son conceptos distintos, pero que los productores suelen confundir, la clarificación es cuando logro la limpidez del vino, pero yo tengo que asegurarme que esta limpidez va a ser estable en el tiempo y esa es la estabilización”, explica Katherine Fierro, enóloga del Cevdelsur.
La profesional explica que “hay ciertos tratamientos que le hacemos al vino, que no necesariamente son clarificantes, pero sí son estabilizantes, o sea me van a mantener la limpidez en el tiempo. Hay productores, por ejemplo, que en los vinos blancos aplica bentonita, pero no hacen estudios de dosis para asegurarse que quede estable, proteico, los vinos tienen una dosis y uno tiene que levantar un ensayo y a partir de eso veremos con qué nivel de bentonita puede estar”, explica.
Los vinos no se clarifican rápidamente, sino que hay que programarse para, entre julio y agosto, estar embotellando, para que en septiembre esté en condiciones de ser comercializable. “El vino necesita un tiempo en descanso en botella para que se vuelva a armar y se reponga después de un proceso agresivo de clarificaciones y estabilizaciones”, afirma la especialista.
Malezas 
Clave para el mantenimiento de los viñedos durante los meses fríos es también el control de las malezas. Los expertos recomiendan no esperar que broten con la llegada de la primavera, sino apuntar al control preventivo de la semilla. “El herbicida que permanece activo en el suelo va quemando la germinación de la maleza, entonces mueren abajo y es de alguna manera un control preventivo, no se requiere llegar a esperar que florezca”, explica el enólogo del Cevdelsur, Mauricio González.
El profesional promueve, además, el control manual de la maleza, un aspecto esencial para los productores de vinos naturales. “Tratamos de inculcar este tipo de control, como opción y valor de la viticultura ancestral propia de esta zona, métodos como el control con caballo o usando ovejas en invierno, en definitiva que la gente que quiere controlar maleza lo haga en forma eficiente, sin tanta repetición de químicos, y los que quieren producir orgánicos, que lo hagan en forma natural”, recomienda.

Estamos en Instagram

Síguenos en Twitter