Chile muestra su oferta en vinos patrimoniales al mundo

Delegación de once viñas de los Valles del Maule, Itata y Bío Bío llegaron hasta Amsterdam.

Sábado, 25 Noviembre, 2017

La capital de los Países Bajos conoció la nueva oferta de vinos con que Chile llegó a Holanda en estos días, donde las cepas llamadas patrimoniales fueron las protagonistas.

Una delegación de once viñas de los Valles del Maule, Itata y Bío Bío, acompañadas por el Sommelier Héctor Riquelme, y encabezada por el director de ProChile, Alejandro Buvinic, presentó sus vinos y espumantes, elaborados con cepas llamadas patrimoniales como el Carignan, País, Cinsault, Semillón y Moscatel, entre otras.

Las actividades que se realizaron en Ámsterdam comenzaron el día 20 de noviembre con una degustación de los vinos participantes en la misión, guiada por Riquelme, dirigida a periodistas especializados, blogueros, sommeliers y representantes de la industria Horeca holandesa. Asimismo, cada una de las viñas hizo una presentación oficial de sus vinos.

El día 21 las viñas sostuvieron reuniones de negocios con importadores y distribuidores holandeses, las que se extendieron desde las 9 de la mañana hasta las 4 de la tarde, aproximadamente, demostrando el interés de la industria por conocer nuevos productos. En total se realizaron cerca de 200 reuniones.

“Holanda es un mercado en búsqueda de nuevas experiencias y apuestas en torno al vino, valoran conocer distintas variedades y que la producción de estos vinos se haga de forma más natural. Estas cepas son perfectas porque cumplen con esas características y estamos seguros que serán bien recibidas por los consumidores holandeses”, destacó el agregado comercial de ProChile en Países Bajos, Osvaldo Marinao.

“Estamos muy contentos de ver el interés que ha demostrado el mercado holandés en esta nueva oferta que estamos mostrando en torno a nuestros vinos. Tanto la degustación como la rueda de negocios fueron muy exitosas. Estos son vinos que vienen a refrescar nuestra presencia en los mercados internacionales”, señaló el director de ProChile, Alejandro Buvinic.

Asimismo, agregó que “ProChile está siempre en búsqueda de ampliar la canasta exportadora del país y vemos una gran oportunidad en nuestras micros y pequeñas empresas. Estos vinos, que además son parte de la historia de Chile, pertenecen a un Plan Sectorial que ya tuvo una primera misión en Colombia y que ahora se muestra en Europa. Hoy nuestro país es cuarto exportador mundial de vinos y queremos complementar la oferta ya conocida con productos y variedades que forman parte de nuestra identidad”.

Esta misión, que tuvo su primera parte en julio con actividades en Bogotá, Colombia, continúa su recorrido por Europa los días 22 y 23 de noviembre en Bélgica y el 24 de noviembre en Francia.

¿Qué son los vinos patrimoniales?

Escondidas en viejos viñedos del Maule, Ñuble y Biobío, en la zona sur de Chile, cepas tintas y blancas como Cinsault, Carignan, País, Moscatel y Semillón, entre otras, han tenido un despegue valorado por críticos y consumidores.

De acuerdo a la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), el patrimonio agrario son todos aquellos productos y/o procesos que tienen una significación social y simbólica y que además son parte de la historia y el desarrollo particular de una comunidad asociada a un territorio específico.

Se incluyen en esta definición las uvas o procesos de vinificación que cumplan con esas características, pero más que “uvas patrimoniales” lo trascendental radica en las tradiciones y el rescate de su historia, que considera varias generaciones antecesoras.

En Chile, estas cepas corresponden al Semillón, Carignan, Cinsault, País, Moscatel de Alejandría y Malbec, provenientes de los Valles Secano Interior del Maule, en la Región del Maule y de Itata, en las regiones de Ñuble y Biobío. (Fuente: Prochile)